Tipos de tapones de corcho

El corcho es un material poroso e impermeable que se extrae de la corteza del alcornoque. Su función es, básicamente, sellar la botella evitando pérdidas, sin aportar olores indeseados, y permitiendo una ligera microoxigenación.

Tipos de tapones de corcho

La industria del corcho posee una gama completa de tapones de corcho, disponibles en innumerables calibres y formatos, de modo que se adaptan a la enorme diversidad de botellas y a todo tipo de vino. Los tapones de corcho pueden agruparse en las siguientes categorías:

Tapón de vino: El tapón estándar utilizado para el vino es cilíndrico, de 24 mm de diámetro. Permite airear el vino, pero una vez la botella reposa en posición horizontal, el vino humedece el tapón y no permite que el oxígeno entre. Después de abrir una botella lo primero que se debe hacer es oler el tapón. Si el vino está en buenas condiciones, el tapón huele a vino. Si huele a corcho, es que la botella no se ha conservado adecuadamente. Por esta razón, se considera buena práctica al servir el vino dejar el tapón encima de la mesa.

Tapones de cava y vinos espumosos: Son aquellos tapones particularmente concebidos para ser utilizados en cavas, vinos espumosos y sidras, con un diámetro mayor al de los tapones normales para soportar las elevadas presiones existentes en las botellas de vino con gas.  El tapón de cava tiene forma de seta con un cuerpo cónico inferior y un cuerpo ovoide superior. En el caso de los vinos espumosos, como el tapón tiene que soportar una alta presión, el diámetro puede ser de hasta 31 mm. Son básicamente presentados en las clases: “Extra”, “Superior”, 1º y 2º pudiendo, sin embargo, variar según el fabricante.

Naturales:  Es el tipo más viejo de corcho y se remonta a los tiempos griegos. Están hechos a partir de una sola pieza de corcho de alta calidad y con pocos poros. Garantiza un sellado óptimo y juega un papel imprescindible en la evolución adecuada de los vinos, permitiendo un proceso de envejecimiento perfecto. Son perfectos para el vino de envejecimiento, ya que permite la cantidad justa de oxígeno que entre en contacto con el vino, adaptándose a las irregularidades internas del cuello de botella. Se clasifican de acuerdo a su calidad de la siguiente manera: Flor, Extra, Superior, Primera, Segunda, Tercera, Cuarta y Quinta.

Multipieza: fabricado a partir de dos o más piezas de corcho natural que están pegadas entre sí a través de una cola aprobada por el “Food and Drug Administration” (FDA). Son de más baja calidad, siendo usados en vinos que requieren crianza en botella y que por su precio no muy alto exígen al bodeguero recortar algo de coste en el corcho. Pueden presentar, ocasionalmente, alguna trasferencia de olor.

Naturales colmatados: Se trata de un tapón fabricado a partir de una pieza de corcho de menor calidad. Los poros del corcho se han sellado con polvo de corcho con el fin de subsanar las irregularidades en la estructura del corcho natural. Su uso es adecuado para vinos jóvenes de consumo inmediato que no requieren envejecimiento en botella. Siempre tendrán un aspecto visual homogéneo y características mecánicas consistentes. Son tapones naturales de mayor porosidad.

Técnicos: tapones de corcho que se utilizan para los vinos que están destinados a ser consumidos en un plazo de dos a tres años. Se componen de un cuerpo de corcho aglomerado denso, con discos de corcho natural pegados en uno o ambos extremos, para proporcionar un cierre que es químicamente muy estable y mecánicamente muy resistente.

Aglomerado: Íntegramente fabricados a partir de granulados de corcho con los materiales no utilizables de la producción de tapones naturales. Constituyen una opción barata y están hechos de corcho granulado que es un subproducto de la fabricación de tapones de corcho naturales. Se utilizan, generalmente, para vinos destinados a ser consumidos dentro del año. Vinos de bajo precio y alta rotación.

Con cápsula (T-Cork): Puede ser o bien un tapón natural o colmatado, en cuyo extremo superior se localiza una cabeza realizada en diferentes materiales: madera, PVC, porcelana, metal, vidrio u otros materiales. Este tapón se utiliza generalmente en el embotellado de bebidas espirituosas, licores y vinos que están listos para su consumo inmediato y permiten que la botella se abra y se cierre con facilidad. Están destinados a aquellas botellas que van a consumirse en diversas ocasiones. El sector hostelero hace mucho uso de ellos, al permitirles reutilizar botellas cuyo contenido no se ha consumido de una sola vez.

Como podemos ver, los tapones de corcho para las botellas de vino pueden ser un elemento clave en el correcto desarrollo de un vino durante el período en el que se encuentra embotellado hasta el momento de su consumo. Por ello, la industria de este sector está constantemente innovando para ofrecer nuevas opciones a bodegas y consumidores.

@SaraSoleRobles

Compártelo:Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *